Warning: Declaration of Walker_Category_Checklist_ERP::start_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/8/d338586833/htdocs/santipinilla/wp-content/plugins/efficient-related-posts/efficient-related-posts.php on line 594

Warning: Declaration of Walker_Category_Checklist_ERP::end_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/8/d338586833/htdocs/santipinilla/wp-content/plugins/efficient-related-posts/efficient-related-posts.php on line 594

Warning: Declaration of Walker_Category_Checklist_ERP::start_el(&$output, $category, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /homepages/8/d338586833/htdocs/santipinilla/wp-content/plugins/efficient-related-posts/efficient-related-posts.php on line 594

Warning: Declaration of Walker_Category_Checklist_ERP::end_el(&$output, $category, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /homepages/8/d338586833/htdocs/santipinilla/wp-content/plugins/efficient-related-posts/efficient-related-posts.php on line 594
Emprenda ahora, ¿pregúnteme cómo? - santipinilla
Estrategias de Comunicación. +34-633449789

Emprenda ahora, ¿pregúnteme cómo?

Ayer mi hija miró un calendario y comentó: “invierno, primavera, verano, otoño… y así es nuestra rutina”.  Desde pequeña me tiene acostumbrado a este tipo de disgresiones, pero esta vez me pilló leyendo el capítulo de La aventura de emprender, en el que Angel María habla de romper el guión preestablecido y salir de la rutina de trabajar para otros o para la administración.

Que, además, Évole hablara anoche de “emperdedores“, me ha hecho cambiar el post de hoy.

Emprender es posible, pero nadie dijo que fuera fácil.

Decir emprendedor mola. La definición de empresario pasa, gracias a algunos, por asimilarse a alguien que solo mira por su propio beneficio. El autónomo aparece, en el imaginario popular, como un pobre apaleado por todas las administraciones y, seguramente, por sus clientes.

Así que, vamos a decir emprendedor, antes de que los políticos desvirtúen también esta palabra.

Emprender es un verbo irregular, que encuentra tres dificultades para su conjugación:

Administrativas: Es cierto que la burocracia es una de las mayores barreras de acceso. Múltiples formularios y requisitos que hacen que llegue un momento en el que dices: “pero si todo esto, al final, es para pagar impuestos ¿no podía ser más fácil?”.

Lamentablemente, esto no es un bar en el que, si el camarero es borde, no vuelves. Sólo te queda confiar en que, quien esté al otro lado de la ventanilla, tenga vocación de empleado público, no de “funcionario”. Me consta que de los primeros hay muchos, ayudan, se implican, resuelven y sonrien. Lo que pasa es que a los otros se les ve más. Pero, bien visto, estos últimos sirven para afianzar nuestra decisión de no ser “funcionarios”.

También es cierto que las leyes no ayudan. Ya veremos si la nueva ley de emprendedores resulta positiva. Pero aspectos como los pagos dilatados en el tiempo (con las triquiñuelas legales para retrasarlos: 90 días fecha de registro de factura, estudio de prevención de riesgos laborales, manual de procedimientos de encendido de ordenadores… hay empresas que son muy exigentes cuando se trata de cumplir la (o su, no lo tengo claro) legalidad .

Familiares:

Diego empieza sus charlas diciendo que este es el país del “¡La vas a cagar!”. Da igual tu idea, siempre te encontraras con la misma frase. Parece que traiciones la memoria de tus antepasados si quieres empezar un negocio.

Y, sin embargo, hay algo genético (aunque no excluyente, todos tenemos ideas y todos tenemos capacidad para llevarlas a cabo) en la inquietud de ser tu propio jefe. Las empresas familiares se nutren de los descendientes de quienes las fundaron. Vivir en un entorno predispuesto facilita la generación de ideas.

Y, al fin y al cabo, la primera F de la financiación son los familiares. Si consigues convencer a un público tan duro y tan crítico, tu idea tiene muchas posibilidades de comenzar.

Personales:

No te equivoques, aunque tu entorno sea propicio, hay factores personales que dificultarán que emprendas. Y estos miedos son los más difíciles de superar.

– “Tengo una idea buenísima, pero no la quiero decir para que no me la roben”.  Debes saber dos cosas;

Primera: el pensamiento simultaneo existe. Alguien tendrá la misma idea, será capaz de contarla y encontrará apoyo para llevarla a cabo. Y dentro de un tiempo dirás “eso ya se me ocurrió a mi, pero este tendrá padrinos“.

Segunda: una idea no es un negocio. Hay que hacerla crecer y las ideas crecen cuanta más gente piensa en ellas.

– “La idea aun no está definida del todo, y si sale mal, arriesgo mucho”. ¿Y si sale bien, cuánto ganas? Emprender es arriesgado y cuesta dinero, pero, como se dice “fracasa rápido, fracasa barato”.

Tengo unos amigos que llevan más de veinte años pensando en casarse. “Cuando tengamos la casa terminada”. Los muebles ya se les han pasado de moda, pero siempre les falta un detalle.  Si no quieres dar un paso cualquier excusa es buena. Da el paso, no tienes la lámpara de luz difusa que querías. ¿Y? Pon una bombilla menos potente en el portalámparas. Te permitirá tener la misma sensación y descubrirás que hay poca luz en el salón y chocas con los muebles. Te acabas de ahorrar una pasta en una lámpara que ibas a usar a disgusto porque no es lo que necesitabas.

Define el mínimo que puedes ofrecer y sal a venderlo. Eso te ayudará a definir tu idea con un riesgo “bajo”.

Y, sobre todo, confía en ti, si no lo haces tu, no habrá nadie que lo haga.

Entradas relacionadas:

Similar posts
  • Rémoras que no permiten despegar a la... Provengo de la empresa familiar. Mis primeros pasos laborales fueron en ella, aunque “escapé” para permitirme cometer errores por mi cuenta y descubrir como trabajan los demás. La mayoría de las PYMES son empresas familiares. Las creó el padre, o el abuelo, o entre los hermanos, y han subsistido en el tiempo. La mayoría hemos [...]